15 de septiembre de 2013

Subida al Mondalindo




Cuatro años hacía que no pisaba un monte. El fin de semana pasado subí con Alberto al Mondalindo, un pico de 1800 metros cercano a la sierra de La Cabrera. Sencillo, unas dos horas de subida, el recorrido completo unas cinco horas; aún así la noche anterior estaba nerviosa casi como cuando hace años me esperaba un recorrido de muchas horas o la subida a un pico más difícil. Absurdo, ya lo sé, está claro que no era para tanto, pero la causa de los nervios era el daño a mi amor propio si no caminaba mínimamente bien y sin cansarme. Vamos, la honrilla.





El Mondalindo no es un pico especialmente bonito pero desde él hay unas estupendas vistas de La Cabrera y del Valle de Lozoya, De hecho la cima de Peña Negra o Regajo tiene mucho más encanto a pesar de las antenas instaladas en ella y las vistas son igualmente disfrutables.




Volví contenta y con la intención de repetir, veremos si cumplo.



Aquí mi hombre y...

...aquí yo

2 comentarios:

Ana Jordan dijo...

Nos a faltado la foto del niño por que seguro que comisteis con él. Me alegro de que la honrilla esté a salvo.
Tienes que quitar lo de verificar la palabra, es un rollo.

Noches de luna dijo...

Comimos los ocho juntos, efectivamente.
Pues la verificación de la palabra porque entraba propaganda.