3 de septiembre de 2015

Sólo para el recuerdo. Unos días en Baku.

Baku, Azerbaiyán, 3 de septiembre de 2015


He estado tan lejos de la escritura estos días que incluso había olvidado las fotos que tenía pensado poner en el blog. He encendido la cámara para ver una foto que hice anoche y me he encontrado con unas cuantas que había olvidado por completo. Así que no me queda más remedio que escribir unas líneas para el recuerdo.

Mañana dejaremos de momento Baku y cogeremos un bus a Quba, zona de montañas interesante.
Hasta aquí una visita al museo etmográfico de Tbilisis, un viaje en tren hasta Baku en el que pasamos la noche además de sufrir el calor del vagón en los pasos de frontera y unos cuantos paseos por Baku para  conseguir las visas de Uzbekistán y Tayikistán.

La simpática compañía de Leman, una joven de Baku con la que compartimos viaje, dos bravos ciclistas ingleses que llevaban año y medio pedaleando desde Londres, la conversación con el encantador embajador de Tayikistán y una hostelera con un complejo mezcla de madre autoritaria e hija cuidadora que nos quería organizar la vida, al museo no, mejor a la playa, comida en su restaurante, acompañamiento a la estación de autobuses por si nos perdíamos... hasta cuándo debíamos tomar el aire en la terraza, son las anécdotas que esta perezosa bloguera vivió en estos días.
 
Imágenes:
Museo etnográfico de Tbilisis. Curioso el objeto que en la cuna recoge el pipí del bebé y el andador.
En el tren hacia Baku.
Baku y el palacio de los Shirvanshahs.


















2 comentarios:

Beatriz Bastante dijo...

como mola la cuna del bebe, que curioso!!!

Beatriz Bastante dijo...

como mola la cuna del bebe, que curioso!!!